EL VIAJE

    Brihuega es encantadora por su situación, por sus alrededores, por su noble aspecto antañón, por sus recuerdos históricos, por sus joyas artísticas y el carácter simpático en extremo de sus habitantes. A tal punto es verdad cuanto digo, que quien acuda a verla por primera vez, vuelve seguramente.

Viaje a la Alcarria, Camilo José Cela


Ver mapa más grande  

Brihuega, denominada Jardín de la Alcarria, es una villa situada en el corazón de dicha comarca. Con el Tajuña a los pies y a unos 100 Km de Madrid, puede hacerse el viaje en un día y conocer  la población, aunque hay numerosas ofertas para pasar allí la noche y disfrutar de una visita más tranquila que incluya los alrededores.

Desde Madrid, por la A-2, dejaremos atrás Guadalajara y continuaremos hasta  la salida 73 de la autovía. En ese punto ya habremos visto aparecer el pueblo de Torija, y su emblemático castillo. (Para el viajero despistado, si se pasa esta salida no deberá dar la vuelta, aún después encontrará otra que también nos llevará a Brihuega.)

Tomaremos esa salida de la autovía y aún tendremos que recorrer unos 15 km antes de llegar a la parte más sinuosa del camino, una sucesión de rápidas curvas que poco a poco nos va dejando entrever la villa de Brihuega.

Enseguida entraremos en el pueblo, dejando a la derecha el cuartel de la Guardia Civil, y a la izquierda la Alameda, un gran parque en el que se refugian jóvenes y mayores en los días más calurosos del verano. Ya estamos en Brihuega, podemos dejar el coche el primer sitio que veamos pues las distancias no son grandes.

   

…Brihuega se muestra al viajero como mujer que se sabe hermosa, enseñando sus encantos externos de modo que ninguno pase desapercibido; sólo merecedoras de que se las contemple desde lejos y en su conjunto; Brihuega por dentro, es tan sugestiva o más que contemplada desde las alturas alcarreñas o desde el riente valle del Tajuña, colgada como un nido a mitad de la abrupta ladera…

Viaje a la Alcarria, Camilo José Cela

 

Vista desde la vega