EL ARCO DE COZAGÓN

Fue la puerta más importante de la villa. Se sitúa al sur, como acceso al camino que se dirige al Tajuña primero y al Tajo después. De esta forma, conectaba el camino que se dirigía a Toledo. Se compone de un doble arco, cuya altura máxima es de 10 metros y su anchura de 3.30 metros. Está toda labrada en piedra de toba, muy blanda a la hora de tallarla, pero de endurecimiento progresivo con el paso del tiempo. Arco de Cozagón

En ella dejaron los canteros sus señales, siendo repetidas la cruz, el aspa (o cruz de San Andrés), la escuadra y las paralelas inclinadas, sin que se haya podido encontrar ni una sola señal con la media luna, signo inequívoco de haber sido construida por los cristianos y de no haber intervenido en ella mudéjares, que sí parece que actuaron en la muralla del castillo (en la puerta del juego de pelota (hoy plaza de Manu Leguineche) se aprecia la media luna).

Este arco fue notablemente empobrecido en 1965 al hacerse la plaza de toros, puesto que su puerta interior perdió altura.

Por esta puerta penetraron los personajes importantes que visitaron Brihuega a lo largo de su historia (Alfonso X el Sabio, Rodrigo Jiménez de Rada, el Cardenal Cisneros...)

Frontal arco antes de restaurarlo

Frontal arco tras la restauración

Recientemente ha sido restaurado debido a las malas condiciones en las que se encontraba.

 

Vista general Brihuega